Calcular la subida del Euribor al pedir la hipoteca

Nos atreveríamos a decir que el 99% de las hipotecas en España se firman bajo la modalidad de tipo de interés variable, lo que hablando claro quiere decir que la cuota mensual que pagaremos puede variar.

 

El interés que pagamos por nuestra hipoteca se calcula sumando el Euribor, que es un tipo de referencia que pone el Banco Central Europeo, más el variable, que puede ser de un 1% o bastante más en las actuales hipotecas.


De esta manera, cuando el director de nuestro banco o caja de ahorros y normalmente con una sonrisa, nos dice lo que vamos a pagar mes a mes, lo calcula sumando el Euribor de ese momento y el diferencial.

 

La revisión del interés que pagamos por la hipoteca se suele hacer cada 6 meses o cada año, de manera que cuando se hace esa revisión nuestra cuota puede aumentar o disminuir. Si disminuye no hay problema, pero ¿qué pasa si sube?

 

Una subida del Euribor, por pequeña que sea afecta de manera importante a la cuota que pagamos, por lo que antes de pedir una hipoteca tenemos que plantearnos qué subida del Euribor podemos asumir, y si no somos capaces de asumir una buena subida el Euribor es mejor que ni pidamos la hipoteca.