Consecuencias al no pagar la hipoteca

Lo fundamental a la hora de contratar una hipoteca es estar 100% seguros que en un futuro vamos a poder seguir pagando todas nuestras facturas. Si tenemos un trabajo que no sea estable y que no nos aporte una estabilidad económica, no te aconsejamos que te embarques en una hipoteca.

En primer lugar, si una persona se retrasa en las facturas de su hipoteca, se le añadirá un plus en las facturas, este plus se denomina intereses de demora, y son mucho más elevados por norma general que los intereses ordinarios. Algunas entidades bancarias también pueden cobrarte una tasa en base de reclamación por cuotas impagadas.

Por último, queda lo que todo el mundo teme, si no puedes hacer frente a las factuas el banco puede perfectamente pasar a subastar o vender el bien que hemos hipotecado. De esta forma ellos podrían recuperar su dinero, pudiéndose evitar en cualquier momento si nos ponemos al día en todos los pagos.

Este proceso en el que se subasta o vende un bien hipotecado debe antes de pasar por varios “filtros” como pueden ser la Ley de Enjuiciamiento Civil o la Ley Hipotecaria.