Consejos antes de adquirir una Hipoteca

El primer punto para pensar es la base del crédito, es decir en qué designación obtendrás la hipoteca, están tres bases para constituir un crédito hipotecario: en pesos, Unidades de Inversión, UDIs o Veces Salarios Mínimo, VSM. Los créditos hipotecarios en pesos son los más conocidos por las seductoras tasas de interés y la fijeza mercantil del país. Su principal ventaja es que tienes la paz de saber fielmente cuánto ingresarás.

Otro de los puntos a pensar antes de conseguir hipotecas es la tasa de rendimiento. Puedes optar entre dos ejemplos: fija y variable. La inicial es fijada por cada institución financiera de ajuste al monto financiado y tipo de frutos, se pide una tasa variable cuando estos horarios se esperan a que bajen. Para hurtar esta decisión es forzoso pedir lecciones a los ejecutivos en el banco en que solicites tu crédito.




Para lograr elegir las hipotecas persistentemente debes hacer un balance de las comisiones mensuales entre lo que se consigna para la deuda y los intereses, no obstante hay créditos hipotecarios con tasas de interés altas, su comisión de liquidación es superior que en aquellos financiamientos con tasas de interés más bajos. Cuando se habla de liquidación se manipula los aumentos y porcentajes consignados mensualmente para cada una de las partes de la deuda es decir los intereses y el crédito base.

En cuanto a la liquidación además debes evaluar si el compromiso que elegirás te permite progresar pagos sin penalización. Cuando hay pagos anticipadamente, bajas el radical del crédito y eso cambia el plazo del propio o el monto de la mensualidad, habitualmente te dan a elegir una de las dos iniciativas.

Posteriormente otra de las características de las cuales correspondes estar pendiente antes de optar por hipotecas son los precios del crédito, ya que es el indicador que resume el costo total que poseerá un crédito, en el Costo Anual Total, CAT. Es una de los excelentes instrumentos para valorar un crédito hipotecario y impedir acordar un financiamiento que no se ajuste a tu presupuesto.

El CAT, no sólo te ejempla la cantidad a pagar, sino el precio serio que poseerá en el período del crédito, pues abarca cargos a modo de intereses, comisiones y cargos agregados.