Costes ocultos de la hipoteca

A la hora de pedir una hipoteca y ver si podemos hacer frente a la cuota mensual que nos piden, tenemos que hacer cuentas, ya que hay unos costes “ocultos” que muy pocas personas tienen en cuenta, pero que tenemos que añadir a la cuota.

Cuando pedimos una hipoteca la ley nos obliga a contratar un seguro de incendios. Por supuesto, el banco no se va a conformar con el seguro de incendios, y si queremos una hipoteca con un diferencial razonable, nos tocará contratar su seguro de hogar.

Al seguro de incendios hay que añadir el seguro de vida, que si bien no es obligatorio, nos será casi imposible firmar una hipoteca si no tenemos contratado este tipo de seguro. Si no lo contratamos el interés será totalmente inasumible.

Como en el caso del seguro de incendios, si queremos que el diferencial sea asumible tendremos que contratar el seguro de vida del banco, que casualmente será mucho más caro (puede haber excepciones) que el de nuestro corredor de seguros de toda la vida.

Tendremos suerte si el banco para ahí, y no nos obliga a contratar sus tarjetas o algún plan de pensiones, o incluso alguno de sus depósitos con un TAE ridículo.

Así que ya sabéis. A la hora de calcular la cuota mensual, incluir todos estos gastos en la cuota.