El cliente perfecto de una hipoteca

Los bancos tienen numerosos criterios a la hora de conceder una hipoteca, por la cantidad de dinero, se tienen en cuenta diversos factores que pueden llegar a configurar un perfil perfecto de cliente.

Tendrás ventajas si tienes un buen puesto de trabajo y una buena formación, aunque parezca exagerado, un cliente formado tiende a conocer más los riesgos de una hipoteca y estar más preparado para afrontar las diferentes dificultades que se le puedan presentar.

Ser buen contribuyente, el banco, dentro de los datos que puede comprobar, es conocer si mantenemos algún tipo de deuda con la administración tributaria, o incluso comprobar si figuramos en registros de morosos, en el caso de España el ASNEF o el RAI por tanto vale la pena cuidar de este aspecto de forma cuidadosa.

Disponer de patrimonio. La función del patrimonio es básicamente la de generar en el banco la confianza necesaria para concedernos el préstamo, además, en el caso de que necesitemos avalar de alguna forma nuestro préstamo, este requisito se vuelve aún más importante en relación con las personas que nos avalen.

Por lo general, este cliente perfecto no suele existir, pero es cuanto menos importante mantener cierto cuidado de estos aspectos a fin de no llevarse sorpresas desagradables en forma de denegación a la hora de solicitar un préstamo bancario, y más concretamente algo tan importante como una hipoteca.

Comments are closed.