Gastos extras en la hipoteca

A la hora de comprar una vivienda, debemos exigir al promotor una serie de datos que influirán en el precio final de la misma, por lo que deberemos estar conformes con ellos antes de firmar cualquier contrato.


Estos datos incluyen el precio total y forma de pago como los más importantes, pero otros que también influyen son el seguro de daños, el derecho de elegir el notario (esto suele ser cosa de quien compra la vivienda) o el recibo como que se ha pagado la última cuota anual del Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

A la hora de pagar el inmueble, existen 3 opciones: pago al contado, donde se desembolsa el 100% del precio, precio aplazado, donde se acuerda con el vendedor que se van a pagar unas comisiones para permitirnos pagar el precio a plazos, y el anticipo, donde antes de firmar el contrato se da una “señal” al vendedor indicando que estamos conformes con el precio y estamos dispuestos a pagar la totalidad de la vivienda.

Solicitar una hipoteca. Hay que pensarlo bien.

Hoy en día una de las palabras más temidas es hipoteca. Mucha gente se ha visto sin dinero y en la calle debido a no poder afrontar el pago de la hipoteca de sus pisos. Y el problema no es suyo, sino de los bancos que hace unos años se dedicaron a conceder créditos a todo el mundo con unas condiciones muy bajas.


Ahora, ¿qué es lo que ha pasado? Pues que debido a la crisis, mucha gente ha sido despedida de su trabajo. Por eso, ha dejado de cobrar. En cambio, ha tenido que pagar la hipoteca hasta que ha llegado un punto en que no ha podido afrontar el pago y los bancos le han embargado el piso.

Por eso, una hipoteca puede parecer una ayuda a la hora de pagar un piso, pero hay que tener muy claro la duración de la misma e intentar, siempre y cuando podamos, pagarla en el menor tiempo posible para evitar que vengan tiempos peores y nos arrepintamos de haber pedido ayuda a los bancos.

Cómo encontrar una hipoteca barata

¿Cómo encontrar una hipoteca barata? Las hipotecas varían según el capital solicitado, por lo que no hay una manera de encontrar una hipoteca más barata que otra. Pero si existen 3 factores que influyen mucho y que se deben tener en cuenta para poder economizar los costos de la hipoteca.

 





 

  • Intereses: Estudie bien el tipo de interés de su hipoteca. Hay identidades bancarias que presentan mejores ofertas que otras.
    Si elige intereses variables, que son menores que los fijos, elija una buen índice de referencia.
  • Plazo de pago: Cuanto más largo sea el préstamo, mas altos serán los intereses. En los prestamos de 30 o 40 años, el capital total de la hipoteca se ve casi doblado por los intereses.
  • Servicios adicionales: Pueden ser una desventaja por la suma de los cargos, pero también puede convertirse en una ventaja ya que algunas entidades financieras mejoran las condiciones del préstamo si se contrata algún otro servicio.

Leer la letra pequeña del contrato

Aunque hoy en día muchos bancos están ofreciendo a sus clientes y a los nuevos usuarios servicios para mejorar las hipotecas adquiridas, es recomendable esperar a que pasen unos años para endeudarnos en la compra de un piso.


Vivimos en una situación económica con constantes fluctuaciones y donde no hay dos días seguidos que se apruebe la misma idea en torno a la vivienda. Esto significa que aunque hoy veamos una gran oportunidad de comprar un piso, seguramente se tratará de una estrategia comercial de algún banco para captar clientes. Y una vez los clientes formen parte del banco, se darán cuenta que la letra pequeña del contrato exigía unas condiciones que no se hablaron en persona con el responsable de la entidad.

Aunque es una práctica sucia, es algo que sucede en el día a día y debemos saber que ocurre para evitar que nos estafen como ha sucedido con muchas familias españolas.

Desventajas de tener una hipoteca

Es muy probable que todos sepamos las desventajas que conlleva tener una hipoteca, pero nunca está de más dejarlas claras para aquellos que no sean conscientes de lo que puede ocurrir.

La desventaja más significativa es el hecho de tener que pagar una cantidad mensual, ya que si nos quedamos sin trabajo o no podemos afrontar el pago, en primer lugar el banco subirá los intereses, por lo que tendremos que pagar más dinero cuando podamos hacer frente al pago. Pero si continuamos sin pagar, y esta es una realidad que está sucediendo en nuestro país, la única solución que tendrá el banco es embargarnos el piso, por lo que deberemos desalojarlo.


Sin embargo, por si esto no fuera suficiente, aún sin piso deberemos seguir pagándolo, por lo que estaremos pagando mucho más dinero del acordado por algo que no tenemos.

Esto es por lo que antes de firmar una hipoteca, hay que hablar con el banco sobre todos los puntos clave y tener bien presentes las desventajas que deberemos afrontar si no podemos pagar el precio acordado.

¿Interés fijo o interés variable para la hipoteca?

Contratar una hipoteca suele ser el mayor gasto en vida de una familia.

 

Por tanto, es muy importante conocer a la perfección el funcionamiento de una hipoteca, y por supuesto, la posibilidad de elegir entre interés fijo o variable.

 





Empezamos por el interés fijo, que como indica su nombre, implica un retorno del préstamo constante, y eso permite que podamos planificar nuestros gastos de forma exacta cada mes.

 

Además, con el interés fijo no nos importa lo que pase en el mercado, ya que independientemente de que suban o bajan los tipos de interés vamos a pagar exactamente igual, sin sorpresas.

 

Por el contrario, nos encontramos con el interés variable para la hipoteca, que es justo lo contrario: depende de las bajadas o subidas de los tipos de intereses hipotecarios, y por tanto, se encuentra sujeto a las fluctuaciones del entorno económico.

 

Además de poder beneficiarnos de las bajadas del interés pagando una cuota menor, el interés variable tiene otra ventaja y es que cuenta con comisiones por cancelación muy inferiores a las de una hipoteca con tipo de interés fijo.

 

El inconveniente principal del tipo variable, por supuesto, es que el mercado también puede ir en nuestra contra, y si se pasa por una época de crisis económica, sube el tipo de interés y se paga más cuota que con interés fijo.

 

Cuestión de gustos, como vemos.

5 aspectos a considerar para contratar una hipoteca

Las hipotecas pueden ser una excelente opción para contar con el dinero necesario para poder comprar tu propia casa, pero así también es una decisión que no se debe tomar a las apuradas ya que tienes que tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Buscar la mejor oferta. Compara las condiciones hipotecarias que te ofrecen diferentes bancos y entidades bancarias.
  • Tipos de intereses. Infórmate bien sobre los diferentes tipos de intereses para saber cual te conviene más.
  • ¿Podrás pagar la hipoteca? Recuerda que no son una o dos cuotas, son muchísimas y tienes que evaluar si tu entrada de dinero puede cubrirlas completamente.
  • Servicios vinculados. Ten en cuenta que alguna de las condiciones de las hipotecas están vinculadas a la contratación de otros servicios.
  • Comisiones y gastos extras: Es muy importante que antes de contratar una hipoteca puedas informarte sobre las comisiones y los gastos extras para así evitar futuras sorpresas.

Dudas y respuestas en la contratación de una hipoteca

Demasiado a menudo se contrata una hipoteca sin saber lo que significa el mismo concepto y las variables que admite todo el tema de la hipoteca en sí.

¿Qué es una hipoteca?

Simplemente se trata de un préstamo realizado por un banco a una familia o persona para que pueda pagar su casa a cambio del retorno del préstamo con intereses, determinando como aval el mismo edificio.

¿Elijo interés fijo o variable?

Si eliges un interés fijo, sabrás siempre el importe de las cuotas a pagar, mientras que si lo haces con interés variable, las cuotas variarán en función del interés. En los últimos años, el interés variable parece que es una opción un poco mejor al interés fijo, ya que a la larga suele mantenerse más bajo.

¿Qué es el índice de referencia?

Generalmente se trata del Euribor, aunque también existe el IRPH. Se suele recomendar concentrarse en el Euribor, que a nivel histórico siempre ha estado más bajo que el otro.

 




¿Cuántas comisiones hay?

Muchas, por desgracia. Se deben considerar tanto las de apertura, como las de subrogación, así como amortización total o parcial, novación, por modificación de condiciones, etc. Se especifican en el contrato.

¿Qué es la carencia?

Se define como un período de tiempo en el cual pagas solo los intereses y nada en concepto de capital. Unos meses de carencia nos pueden permitir salvar la hipoteca si estamos pasando por un mal momento económico personal.

6 consejos al contratar la hipoteca

Una hipoteca es algo que a todo el mundo le suena pero que pocos conocen en profundidad para elegir la mejor a la hora de contratar una.

Te damos 6 consejos al contratar una hipoteca, para que te salga lo más barata posible:

· Revisa muy bien cómo va el sistema de amortización de la hipoteca. Para ello, debes determinar si es interés fijo o variable, y en este último caso, cómo se revisa el Euribor (el índice de las hipotecas) y con qué periodicidad.





· Revisa muy bien todas las comisiones. Puede haber de apertura, por modificación de las condiciones, etc., así que trata de que no te la jueguen, como se dice coloquialmente.

·Lee siempre que puedas la letra pequeña del contrato antes de firmarlo. Recuerda que estás en tu derecho de hacerlo, y así te evitarás sorpresas. Conviene también que un notario nos ayude a examinar la escritura hipotecaria durante los días previos a firmar el trato.

 

· Pregunta todo lo que no entiendas, no tengas miedo de ser pesado, pues una hipoteca es mucho dinero y al fin y al cabo es un negocio más para el banco.

· Fíjate en qué interés de demora te cobra el banco si se da el caso de que retrases algún pago de la cuota.

· Realiza un sencillo presupuesto de tus ingresos a la larga, y recuerda que la hipoteca será tu gasto principal durante varios años.

La ‘guerra inmobiliaria’ de los bancos fulmina al resto de la oferta de hipotecas

El mercado inmobiliario español está cambiando. Y no sólo por la caída en el precio de la vivienda, sobre todo por los nuevos agentes que han entrado en escena. Los bancos se han convertido en las principales inmobiliarias del país. La consecuencia es que apenas hay hipotecas para viviendas que no se encuentre en la cartera de los bancos.

Según el portal especializado en hipotecas y finanzas personales HelpMyCash.com, cuando una persona o pareja ya ha llegado a un acuerdo con una inmobiliaria o particular sobre el precio del piso y van a un banco a por la hipoteca, el banco o bien les ofrece una muy cara de, por ejemplo, Euribor + 2,5% o bien les deniega el préstamo, directamente.

Eso sí, hará lo posible porque el cliente se interese por una de sus viviendas que, curiosamente, se ofrecen con grandes facilidades de financiación.