Hipotecas a interés fijo

casa

Pese a los intentos de las entidades bancarias de promocionar las hipotecas de interés fijo, estás son un un porcentaje muy pequeño en comparación con las hipotecas que se firman a interés variable. Hoy en día apenas 10 de cada diez hipotecas que conceden los bancos son a interés fijo. Esto se debe a que básicamente el cliente no puede contratarlas porque los bancos no les dejan acceder a ellas.

Las hipotecas a interés fijo estas especialmente diseñadas para que aquellas personas con unos ingresos que no les permiten ahorrar mucho ,no tengan sobresaltos a la hora de pagar sus préstamos, ya que la cantidad que deben de abonar cada mes siempre sería la misma, sin que las cuotas sufran alteraciones por los altibajos del mercado, más concretamente la subida de los tipos de interés, ya que no les afectaría. En contra, si los intereses bajan, las personas que tengan contratada una hipoteca a interés fijo no se beneficiaria de ello. Pese a ser un tipo de hipoteca atractiva en el caso de estas familias, los bancos no suelen concederlas porque carecen de los ahorros suficientes para que el banco se las conceda. En este tipo de hipotecas los plazos de amortización son más cortos que en las de interés variable lo que se traduce en que la persona que solicite dicha hipoteca deberá de contar antes de solicitarla con una importante cantidad de dinero ahorrada previamente, o el inmueble que se desea comprar no debe de ser muy caro. Al ser los plazos de amortización cortos, la cuota mensual que se paga de hipoteca más elevada que en otros casos.

Otro dato a tener en cuenta es que este tipo de hipotecas tienen más comisiones que en el caso de otro tipo de hipotecas, aunque las comisiones se han ido reduciendo con el paso del tiempo por considerarse algunas abusivas. Por todas estas causas las hipotecas a interés variable son las más contratadas en España.