Hipotecas bonificadas, una decisión difícil

Las hipotecas bonificadas puede parecer a simple vista algo que nos va a beneficiar económicamente, haciéndonos que ahorremos algo de dinero a la hora de pagar nuestras letras. Se conoce como hipoteca bonificada a aquella que por contratar y asociar más productos con ella disfrutamos de una reducción del interés que puede variar según que productos o viviendas tengamos en ella.

Esta puede ser una trampa perfecta si la persona que la contrata no está segura de lo que hace y sin haber entendido perfectamente todo los riesgos a los que se expone. Si a lo largo de nuestro contrato por cualquier razón no hemos podido pagar nuestras facturas, el banco se tomará eso como una negativa hacía el contrato que habíamos firmado, tomando represalias contra nosotros.

En primer lugar restablecerían el diferencial de nuestra hipoteca según se encuentre el Euribor en ese momento. Muchas personas se han sorprendido de un día para otro al ver una gran subida en la letra de la hipoteca sin antes haber recibido un aviso del banco.

¿Qué consejo os podemos dar? Lo ya resumido anteriormente, debes de estar muy seguro de lo que estás firmando, habiendo leído detenidamente todo el contrato, aunque eso te lleve varias horas de lectura y comprensión.