Hipotecas de interés variable

Cuando compramos una vivienda casi siempre optamos por contratar un contratar un crédito hipotecario ya que la gran mayoría de la población no puede hacer frente a la compra de la vivienda con dinero en efectivo, por tratarse de grandes sumas.

Al contratar este crédito tenemos la opción de hacerlo con interés fijo o variable, siendo el variable en España el más contratado. Esto se debe a que suelen salir más rentable para quien contrata la hipoteca. El interés variable se calcula cada seis meses en algunos casos y en otros cada año, según lo estipulado el contrato en nuestra hipoteca.

Para este calculo se tiene en cuenta el Euribor, que es el tipo medio de interés al que se prestan entre sí, los euros, los bancos europeos. Al Euribor, las entidades bancarias con las que se hacen las hipotecas, se le añade una pequeña cantidad  por ejemplo Euribor más 0,7, esta suele variar según la entidad bancaria y  las condiciones  en las que pactamos la hipoteca. Las condiciones óptimas para contratar una hipoteca a interés variable son que los tipos de interés sean bajos acompañados de una baja inflación, por lo que en economías que sean estables en sus mercados a medio y largo plazo, lo que suele durar en el tiempo una hipoteca, se dan más casos de hipotecas con interés variable. No siempre estas condiciones se dan en los mercados ya que estos pueden sufrir variaciones como  la subida de la  inflación conllevando este hecho a la subida en nuestras cuotas, al subir los intereses variables, por lo que es aconsejable tener en cuenta a la hora de escoger nuestra hipoteca, todas las variables que estas pueden sufrir a lo largo del tiempo.

También tenemos que tener en cuenta todas las hipotecas que nos ofrecen en el mercado y escoger la que mejor se adapte a nuestras necesidades y la que nos salga más rentable, por lo que es aconsejable estudiar con detenimiento todas las ofertas para llegar a la que más nos convenga.

Comments are closed.