Hipotecas e hipotecados

Banco Santander anuncia un periodo de carencia que afectará al pago del capital principal (autónomos incluidos) que se hayan quedado en paro o perdido un 25% de sus ingresos. Este periodo se extenderá hasta un máximo de tres años y solo se pagarían los intereses, a la vez que propone varias medidas que van en la línea de las demandas hechas públicas por el sector inmobiliario.
Por otro lado, Bankinter ha sido la primera en abrir fuego anunciando la primera hipoteca del mercado que permite la dación en pago para la primera vivienda (sin carácter retroactivo). Hay que decir que la vinculación al banco y a sus productos viene en el mismo paquete, pero la realidad es que todos lo llevan haciendo desde hace años. aunque muchos lo nieguen o disimulen. En lo que verdaderamente debemos detenernos es en analizar y valorar si las hipotecas van a ser más caras y si nos interese formalizar la operación crediticia cuando el valor de la vivienda a financiar es más bajo. Aun así esta medida (que seguro la copiarán otras entidades), va en una buena línea, por lo menos dará más confianza y seguridad al cliente a la hora de contratar el crédito, aunque de todas formas recomiendo leer la letra pequeña para evitar sorpresas, así como analizar detenidamente los tipos de diferenciales a aplicar sobre el Euríbor actual. Un Euríbor que continúa su escalada alcista imparable y que, bajo mi modesta opinión, apunta a cerrar año en el 3%.
Esas medidas pueden ser las renegociaciones de hipotecas, mejoras de la ejecución hipotecaria, mejora de la venta forzosa del inmueble y del proceso de subasta, entre otras. Aunque dicho esto, se niegan en redondo a que el bien inmueble embargado extinga la deuda en su totalidad con la entidad financiera, oponiéndose así a la dación en pago no solo con carácter retroactivo, sino futuro, pidiendo que se conserven las actuales garantías que recoge la Ley hipotecaria. A mi juicio esto es un error que no va en consonancia con el momento actual y que creo que enmendarán, ya que no les quedará más remedio que corregirse en ese punto concreto. En este punto debemos recordar que el Tribunal Constitucional ha avalado recientemente la legislación sobre ejecuciones hipotecarias, nuevo choque de trenes y nueva jarra de agua fría sobre la propuesta de inconstitucionalidad planteada por el Juzgado de Primera Instancia de Sabadell, que fue uno de los primeros que defendió la dación en pago de deuda. Me quiero detener en este último aspecto para recordar que desde hace tres años se han producido en nuestro país más de 300.000 ejecuciones hipotecarias, 300.000 familias que han perdido su bien material más importante y que esta situación les ha deshecho la vida. Creo que este enorme número de familias, como mínimo, debe recibir de las diferentes administraciones una vía o alternativa de futuro y esta, a día de hoy, solo se ha producido recogiendo un paquete de intenciones aprobado por el Congreso de los Diputados, pero que todavía no son efectivos por su tardía puesta en marcha.

Comments are closed.