HIPOTECAS EN ESPAÑA. DE LA LETRA MENUDA, A MENUDOS PROBLEMAS.

Tómese siempre el trabajo de leer muy bien las cláusulas hipotecarias, de acuerdo con lo que estipula con su banco, ya que estas, pueden tener cascaritas que le hagan trastabillar a la hora de su crédito o préstamo hipotecario.

Lo que llamamos letra menuda, aquella que por su tamaño diminuto no leemos, puede meternos en menudos problemas por desconocimiento de lo que allí dice. Mantenga una lupa si es del caso con usted, y haga la pesquisa adecuada el tiempo que sea necesario.

Las clausulas hipotecarias, se prestan para que los bancos pongan costos adicionales que usted debe pagar y que no están justificados de manera legal, lo que de un modo u otro configura abuso o fraude.

EN QUE DEBEMOS FIJARNOS, AL MOMENTO DE FIRMAR Y LEGALIZAR LAS CLAUSULAS HIPOTECARIAS.

Existen tres temas fundamentales que hacen de las clausulas un dolor de cabeza. Estas son:

Clausulas hipotecarias sobre el tipo de interés: en estas se deben tener las cosas muy claras. Si usted acordó con su agente bancario algo y en la cláusula aparece otra cosa no dicha en el acuerdo, usted tiene todo el derecho a negarse a firmar, pues no hay razón que valga para que le cambien las reglas de juego de la noche a la mañana.

Clausulas hipotecarias sobre las comisiones. A usted no le pueden cobrar nada que no haya negociado o adquirido previamente con el banco. Todo lo que usted pidió en su préstamo debe ir allí incluido y solo se permite añadir los cobros que por ley el banco puede hacerle. Acate de modo en esto, por que como dice el refrán, después de ojo sacado no hay santa lucia que valga, es decir, después de legalizar clausulas hacer cambios es bastante difícil.

Clausulas hipotecarias, las temidas clausulas suelo. Estas cláusulas son aquellas que estipulan que hay un cobro de acuerdo al comportamiento de las tasas de interés. Si estas caen o suben esto trae consecuencias en el manejo y administración de los préstamos o créditos hipotecarios. Son de tener cuidados, puesto que, es una coraza que el banco tiene. Por ejemplo, si las tasas suben el cliente debe asumir el costo de la elevación, pero si esta por el contrario cae, no aplica en abaratar los costos, por lo que ya de por si es injusto que no exista una regulación.

Frente a estas cláusulas suelo, las asociaciones que luchan por los derechos del consumidor están proponiendo una regulación equitativa tanto al alza como a la baja, para jugar en condiciones de mediana igualdad con el banco. Y pues como esto no es un fenómeno favorable para el cliente están consideradas como abusivas.

No firme clausulas hipotecarias que lleven clausulas suelo, de hacerlo y no tener conocimiento de ello, usted puede demandar la cancelación de las mismas, puesto que las leyes españolas ya han dado sentencias favorables al respecto.

Clausulas hipotecarias, los famosos swaps. Los swaps no son más que gastos suntuarios a los que el deudor puede verse abocado en algún momento. Estos tiene mucho que ver con el hecho de proteger si los tipos o tasas de interés suben, pero ojo, no son obligatorios por lo mismo usted no está en la necesidad de firmarlos si el banco exige.

Comments are closed.