Préstamos e hipoteca en distintas cuentas

Hasta ahora ha sido normal tener una hipoteca y algún otro préstamo, que normalmente se destinaba a pagar el coche, a pagar los muebles, o a darnos algún capricho.

Ya sabemos que los bancos siempre ganan, de forma que muchas personas agrupan sus préstamos en una sola cuenta para evitar pagar comisiones de cada una de las cuentas que tienen abiertas en el banco.

Eso es un error, y os voy a explicar por qué. La hipoteca siempre tiene que estar en una cuenta dedicada a pagarla. Siempre tendremos una cuenta destinada en exclusiva a pagar la hipoteca.

¿Por qué? Pues en sencillo de entender. Si tenemos problemas de pago, lo último que debemos de dejar de pagar es la hipoteca, ya que nos quedamos sin casa, y mientras paguemos la hipoteca no nos echarán de casa. ¿Qué pasa si tenemos otros prestamos que no podemos pagar en la misma cuenta de la hipoteca? Pues que el dinero que metamos a esa cuenta servirá para pagar los distintos préstamos, en orden.

¿Qué significa esto? Pues que si tenemos un préstamo para el coche y la hipoteca en la misma cuenta, es posible que el dinero que metamos se destine para pagar el préstamo del coche y no la hipoteca, con lo que tendríamos un problema grave, al no tener dinero para completar el pago de la hipoteca.