Proteger nuestros bienes del banco

Cuando firmamos una hipoteca nunca pensamos en que vamos a tener que dejar de pagar, pero puede llegar el día y con la ley hipotecaria española nos podemos quedar sin nada.

Es por ello que cuando tenemos una hipoteca y hacemos compras de algún bien valioso, lo mejor es no ponerlo nunca a nuestro nombre, sino a nombre de un familiar de confianza, por si se da el día en que no podemos pagar.




Ojo, ya que lo que os estoy proponiendo no tiene nada que ver con el delito de alzamiento de bienes, el cual viene cuando ponemos a nombre de otros nuestros bienes, en el momento que pensamos que no vamos a poder pagar o cuando ya somos morosos de alguna entidad.

De lo que yo os hablo es de poner el coche a nombre de vuestro padre cuando lo compréis, o de alguno de vuestros hijos siempre que ninguno sea titular ni avalista de la hipoteca. Esto se puede hacer siempre que vuestra situación económica sea buena y no tengáis cuotas impagadas.

Quizá os pueda sonar a algo ilegal, pero si lo hacéis de la forma que os digo no lo es, y es la única defensa que vais a tener si tenéis la desgracia de no poder hacer frente a la hipoteca, ya que gracias a la ley española, llegados a esa situación estamos en manos de los bancos.