¿Qué es la subrogación?

La subrogación es el cambio de hipoteca de un banco a otro, algo que ha sido frecuente hace unos años, y que ahora lo es menos debido a que las condiciones de las nuevas hipotecas con pésimas si las comparamos con las de hace unos años.

La subrogación se hace porque otro banco nos ofrece unas mejores condiciones en cuanto al interés, que al fin y al cabo lo que hace atractiva una hipoteca. De esta forma, si estamos pagando un Euribor+4% y otro banco nos ofrece un Euribor+3% nos pueden interesar la subrogación.

En los tiempos de la burbuja las subrogaciones estaban a la orden del día, ya que los bancos llegaron a hacer ofertas de Euribor+0,25%, con lo cual muchas personas se cambiaron para pagar menos.

Dicho así parece que es algo que se pueda hacer a menudo, pero la realidad es que sólo se hace una vez a lo largo del préstamo hipotecario, ya que cambiar la hipoteca no es como cambiar el ADSL, ya que tiene unos gastos.

Para subrogar la hipoteca hay que pagar al notario, al registro y a la gestoría. Por si es poco dinero, además también hay que pagar la comisión de subrogación del banco en el que estamos, por lo que el cambio puede suponernos más de 1.000€ si nuestra hipoteca está en la media, es decir, en unos 150.000€.

¿Qué se puede cambiar con la subrogación? En la subrogación sólo se puede cambiar el tipo de interés y el plazo de amortización, por lo que también es una solución si queremos ampliar el plazo y nuestro banco se niega.

No es un proceso sencillo, ya que requiere de mucho papeleo y de tiempo, y además sólo interesa si estamos en los primeros años de la hipoteca, ya que si no los gastos pueden hacer que cambio de hipoteca nos cueste dinero.

Comments are closed.