Reunificar deudas para poder pagar la hipoteca

El problema de muchas personas no es la hipoteca, sino que tienen otros préstamos pendientes, que se sacaban para ir de vacaciones, pagar el coche, pagar los muebles o para comprar una moto. Eran tiempos de bonanza, en los cuales se ganaba dinero y nadie pensaba en los problemas que podría tener para pagar.

Cuando tenemos más préstamos además de la hipoteca, pagar todo se hace imposible. Si el préstamo es con la misma entidad que tenemos la hipoteca no debería haber problema, ya que suelen estar abiertos a negociar, siempre que vean que tenemos ingresos.

El problema viene cuando el préstamo está en otra entidad. Entonces los bancos no quieren saber nada de negociar, ya que te dirán que no tienes bastante vinculación con su entidad y que te fuiste a otra a contratar el préstamo.

Una solución, aunque mala, es acudir a una empresa de reunificación de deudas. Lo que hace esta empresa es juntar todas las deudas en un único recibo, de manera que pagas menos todos los meses. El problema es que pagas menos a costa de alargar los plazos, con lo que al final pagas aún más dinero, por lo que es una solución a la desesperada, y sólo recomendable si en un futuro muy próximo tienes previsto una entrada de ingresos que te permita pagar.

Si los préstamos te están ahogando, nunca dejes de pagar la hipoteca, ya que entonces perderías tu casa. Además, antes de buscar soluciones como la reunificación de deudas, deberías hablar con el director de tu banco, a ver si te da alguna solución. El no ya lo llevas, y en ocasiones negocian ya que no quieren más viviendas.

Mientras estás en negociaciones nunca dejes de pagar la hipoteca. Si no puedes pagar el recibo entero paga todo lo que puedas todos los meses, de forma que evites acumular varios recibos impagados, momento en el cual comienza a funcionar la maquinaria jurídica de tu banco.

Comments are closed.