Siempre un miembro de la familia fuera de la hipoteca

Nunca debemos tener a todos los miembros de la familia como titulares de préstamos, créditos o hipotecas, ya que esto nos pude provocar problemas muy graves en el futuro.

En épocas de bonanza nunca pensamos que podemos tener problemas para generar ingresos, y por lo tanto, para hacer frente a nuestras obligaciones con el banco, pero este día puede llegar, y no hay más que ver la televisión para darse cuenta.

Es por ello que siempre tenemos que dejar fuera de nuestras hipotecas o préstamos a alguien de la familia, para que en caso de desastre podamos tener bienes y cuentas a su nombre, de manera que sean inembargables.

A alguno esto os puede sonar raro, pero tenéis que pensar que si el banco os lleva a juicio por una hipoteca, ni siquiera vais a poder tener un coche a vuestro nombre para poder ir a trabajar. Y lo mismo os va a pasar con una cuenta bancaria, ya que si figuráis como titular, el juzgado va a autorizar al banco a que os embarguen.

Siempre hay que ser previsor cuando tratamos con los bancos, ya que una vez metidos en problemas no pensamos con claridad y debido a nuestras leyes estaremos a su merced de por vida.