Sistema de amortización alemán.

Las cuotas del sistema de amortización alemán se componen por el capital y los intereses de la hipoteca, pero a diferencia del sistema francés, aquí el valor de las cuotas va decreciendo.

El monto a pagar mensualmente del capital solicitado se mantiene fijo hasta el final, pero en cambio los intereses se van reduciendo lo que hace que las cuotas vayan decreciendo a lo largo del plazo.

Una de las mayores ventajas del sistema de amortización alemán es que en todas las cuotas que vayas pagando vas cancelando parte del total del capital, por lo que es una excelente opción para quienes piensen en revender la hipoteca luego ya que a la mitad del plazo ya tendrás cubierto casi el 50% del valor total de la vivienda.

Aunque el sistema de amortización alemán es uno de los más seguros para el cliente, no es tan elegido porque los bancos y las entidades financieras imponen primero al sistema francés que es mejor para ellos.

Comments are closed.