Solicitar una hipoteca. Hay que pensarlo bien.

Hoy en día una de las palabras más temidas es hipoteca. Mucha gente se ha visto sin dinero y en la calle debido a no poder afrontar el pago de la hipoteca de sus pisos. Y el problema no es suyo, sino de los bancos que hace unos años se dedicaron a conceder créditos a todo el mundo con unas condiciones muy bajas.


Ahora, ¿qué es lo que ha pasado? Pues que debido a la crisis, mucha gente ha sido despedida de su trabajo. Por eso, ha dejado de cobrar. En cambio, ha tenido que pagar la hipoteca hasta que ha llegado un punto en que no ha podido afrontar el pago y los bancos le han embargado el piso.

Por eso, una hipoteca puede parecer una ayuda a la hora de pagar un piso, pero hay que tener muy claro la duración de la misma e intentar, siempre y cuando podamos, pagarla en el menor tiempo posible para evitar que vengan tiempos peores y nos arrepintamos de haber pedido ayuda a los bancos.

Comments are closed.